Buen alojamiento

El segundo principio de WelFur se refiere al alojamiento de los visones, así como al entorno del mismo.

Comodidad y descanso

El acceso de los visones a la comodidad y al descanso se evalúa en términos del acceso que tengan a sus nidos.  Los visones están más satisfechos con un nido que esté seco, limpio, sin bordes cortantes y sin pulgas.

Un asesor de WelFur examinará si los visones tienen acceso a los nidos, así como el estado en el que se encuentran.  

Comodidad referente a la temperatura

Los visones deben protegerse contra las inclemencias del tiempo.  En particular se requiere protección contra el viento, el sol y las altas temperaturas, mientras que los nidos deben garantizar una temperatura adecuada sin corrientes de aire.  Los visones también deben tener acceso a paja.

Un asesor de WelFur comprobará si la provisión de la granja en lo que se refiere a los cobertizos, jaulas y nidos es tal que asegure la comodidad de los visones en relación con la temperatura.

Libertad de movimiento

Los visones necesitan espacio para poder tener un comportamiento apropiado; en concreto, el visón debe poder moverse libremente, caminar a cuatro patas, levantarse, estirar las extremidades y erguirse sobre sus patas traseras. Existe un estandár industrial relacionado con el requisito del espacio de los visones que establece los requisitos concretos sobre el tamaño de las jaulas.

Un asesor de WelFur medirá el tamaño de las jaulas.

Lista de comprobación:

  • Asegúrese de que sus visones tengan acceso a la comodidad y al descanso en los nidos al mismo tiempo.
  • Asegúrese de que sus visones están confortables en lo que se refiere a la temperatura y de que tienen facilidad de acceso a paja.
  • Asegúrese de que sus visones tengan suficiente libertad de movimiento y, en concreto, de que sus jaulas cumplan con el estandár de la industria.